Selina Moreno

SELINA MORENO, UNA GRAN CAMPEONA DENTRO Y FUERA DEL AGUA

Felix, Jacobo y Peio, hacen preguntas a Selina Moreno, gran nadadora de aguas abiertas que ha cruzado el Canal de Menorca.

Selina, decirte lo primero,  que cuando hemos leido tus respuestas nos has dejado a todos emocionados, y  nos has dado una clase magistral, no solo como deportista sino también de la vida.

selinaslider05

 Os contamos un poco quien es Selina Moreno.  Tiene 41 años, cuando tenía 20 se instala su familia en Gandía, que es donde vive todavía y empieza a practicar la natación.  En el año 1999 hace su primera travesía y como ella misma dice; «descubrí un mundo de sensaciones nadando en espacios abiertos…»      Cuando tiene 33 años le diagnostican cancer de mama, y depués del tratamiento oncológico, descubre que la natación le ayuda con los dolores, el movimiento del brazo…y la autoestima.  Y tres meses después de terminar las terapias comienza a hacer travesias bajo supervisión médica.  En el año 2010 cruza a nado el Canal de Menorca.  Selina colabora de forma activa con varias asociaciones oncólogicas.

¿Porque el canal de Menorca?

El año anterior nadé el Canal de la Mancha, agua fría, fuertes mareas, baja temperatura  exterior. El canal de Menorca ofrecía todo lo contrario, aguas cálidas y cristalinas (ese año no tenía que aclimatar) paisaje paradisiaco, sol y sobre todo muy poco nadado, un canal inusual y sin embargo cerca de casa.

 

¿Qué te aporta este canal como nadadora experta en aguas abiertas que no te haya aportado otro reto?

Cada canal es diferente, incluso nadando el mismo canal se dan circunstancias muy diferentes.

Personalmente fue uno de los canales más duros a los que me he enfrentado, lo que en un principio me atraía por su facilidad, en la práctica se convirtió en una dura prueba. Por ejemplo, el sol. Hay que cuidar mucho la hidratación en los avituallamientos, con el paso de las horas la piel se quema. Por no hablar de la alta salinidad, afecta mucho a las mucosas.  

El peor error de este proyecto, fue la elección de la dirección de  nado, de norte a sur, es decir, de Menorca a Mallorca, cuando normalmente las corrientes a favor son en sentido contrario de Mallorca a Menorca.

 

Grado de dificultad de este cruce comparado con otros que hayas hecho.

El canal de Menorca se caracteriza por varias razones:

Los bancos de medusas. Encontré uno al salir de Menorca, era por la noche, por lo que era imposible esquivarlas, me picaron durante dos horas, fue muy estresante porque las medusas de las Baleares son pequeñas y muy agresivas. Recuerdo que di varios gritos…otro error fue no quitarme el bañador. Cuando terminé la travesía y me lo quité, comprobé que continuaba impregnado y tenía las heridas en carne viva, el mar me hubiera curado estas heridas provocadas por las picaduras de las medusas al igual que me curó las de los brazos y piernas…de errores se aprende.

Alta salinidad, esto te puede dar problemas en los roces del cuello, axilar etc…pero lo peor son las mucosas,  al cabo de las horas te cuesta mucho trabajo ingerir líquidos y alimentos, por lo que se convierte en un dilema porque los avituallamientos se tienen que seguir tomando.

Las contracorrientes pueden dificultar el cruce.

Las temperaturas altas, tanto del agua 27º, como exterior que en pleno verano puede sobre pasar los 35º, a largo plazo agota al nadador.

¿Qué hizo que tuvieseis la voluntad necesaria para preparar un reto?

Nadar un canal diferente, nuevas sensaciones, entornos diferentes aunque por ser nadadora mediterránea no eran tan desconocidos. Me encantan las islas Baleares, ya había nadado Formentera.

Al igual que vosotros, con mis retos deportivos colaboro con la Asociación Española Contra el Cáncer, enfermedad que me diagnosticaron con 33años y que gracias a la natación, hago una vida completamente normal.  El mensaje que intento transmitir a las miles de personas que tienen cáncer es de esperanza. Durante el tratamiento  puede nadar hasta bien avanzada la quimio, esto me sirvió como nexo de unión, entre lo que era mi vida hasta aquel  momento, mi presente, hospital, pruebas, tratamiento…y lo que quería hacer en un futuro.

 

¿Se os presentó el famoso llamado muro en algún momento?

Tenía pensado llegar al mitad canal sobre las 7 horas de nado como mucho, pero cuando pregunté las horas que llevaba nadando y mi equipo me dijo que  me quedaba un poco para llegar  a la mitad y ya llevaba más de 7 horas y pico, entonces me di cuenta que los pronósticos habían fallado. Estaba entrando en una contracorriente que duraría hasta finalizar el canal, es decir, unas 10 horas…fue muy duro ver que apenas avanzabas. Veías las montañas de Mallorca pero no las podías sobre pasar. Más que un muro, fue una montaña…Ahora cuando me hablan de muros psicológicos, pienso en montañas.

¿Cómo lo superaste?  Me gustaría saber qué pensamientos te venían a la mente y cómo los afrontastes.

Cuando la situación es tan crítica es muy difícil controlar la mente, los pensamientos son negativos y el tiempo una eternidad, eso hace que se incremente el cansancio de manera muy notable, pasas a una situación límite. Tanto en el canal de la Mancha como en el de Menorca, durante las últimas horas pude dejar la mente en blanco, pude dejar de pensar. No permito que mi cabeza piense, aunque no siempre se consigue. Nadaba por sensaciones, lo que facilita que te relajes y vuelvas a tener buenas sensaciones, velocidad y a veces hasta el dolor desaparece. Recuerdo que me separé bastantes metros del barco de apoyo, unos 25 metros, necesitaba estar sola, parece increíble que todavía necesitara más soledad..ja..ja..

 

 

¿Cómo son los días previos? ¿Qué se recomienda hacer?¿Cómo es la puesta a punto (física) del nadador? ¿Qué sensaciones se tuviste cuando llego el día?

Los días previos en teoría tienen que ser relajados, aunque a veces por seguir organizando cosas no siempre son así. Los deberes ya están hechos, ya has entrenado, hay que “soltar” nadar relajadamente y sobre todo tener sensaciones de ese mar donde te encuentres: temperatura, sabor (Salinidad) luminosidad, vientos, calor etc…cada lugar tiene su propio sabor y el mar habla por sí mismo.

Cuando llega el día. Bueno, creo que cuando el patrón te dice eso de “Mañana a las 9 de la noche en puerto de Ciudadela” te entran los nervios, pero también tienes ganas de estar nadando, ya solo importa eso, nadar…por lo que hay que controlar ese nervio que se mezcla con la ansiedad. En mi caso el día de antes hago una rutina, horario de desayuno, comida y descanso. Me gusta estar sola, concentrarme, pasear escuchando música y hablar con las personas que quiero.

¿Cómo fueron tus entrenamientos y cuanto tiempo estuviste entrenando?

Los entrenamientos de un nadador de aguas abiertas son en piscina y cuando el tiempo lo permite en mar, se deben compaginar. El año que nadé el canal de Menorca, no fue un año fácil. En el año 2005 me diagnosticaron un cáncer de mama, a pesar de que habían pasado varios años todavía estaba en tratamiento, surgieron efectos secundarios por  los que tuve que ser intervenida quirúrgicamente 2 veces antes de nadar el canal y una tercera después. Esto hizo que mis entrenamientos se resintieran y no estuviera al 100%, afortunadamente tenía la capacidad aeróbica trabajada de otros años.

 

Avituallamientos del Reto: Que aconsejas tomar

En este canal recomiendo ante todo mucha hidratación por las horas en sol y un plan “B” para comer cosas blandas. La salinidad pasa factura y apenas puedes comer ni tragar. Siempre  me ha afectado la salinidad en las mucosas, aunque no sabía que podía afectarme tanto, por lo que pensé en llevarme chuches. Hay chuches que tienen en su composición de proteínas, azúcar e hidratos de carbono. Las empecé a tomar a partir de la hora 16, gracias a ellas y al plátano tenía alimento sólido en el estómago. En la actualidad, en las tiendas de nutrición deportiva ya venden chuches deportivas, complementos alimenticios o vitaminicos …ja..ja..todo un avance¡¡

 

 

¿Cómo fue la recuperación posterior?

En mi caso hubo dos partes, la psicológica y la física.

La primera, fue un poco dura, tenía pensado hacer menos horas y no las 18 horas 20 minutos, no lo consideraba un éxito como tal…había llegado a tierra pero no era lo que había imaginado. Un día hablando con Montserrat Tresserras, me hizo una reflexión que cambió mi forma de pensar. Me dijo:

“18 horas 20 minutos no es un buen tiempo…ya sabes que el que manda es el mar, no tú, pero ¿conoces a muchos nadadores que aguanten nadando en esas circunstancias 18 horas 20 minutos? Has conseguido superar una prueba con la que no contabas, enhorabuena¡¡ “ a partir de ahí la recuperación fue mucho mejor, y ahora digo con orgullo que me di el atracón de 18 horas 20 minutos…ja..ja.

 

La parte física, me quemé la piel de la espalda y piernas, mudé la piel de la boca, labios y lengua.Todavía tengo marcas de las picaduras de medusas, es normal después de tantas horas. Esta recuperación fue más fácil.

Gracias por estar con nosotros y por contarnos tu experiencia, te aseguro que habrá un gran recuerdo para ti en el agua.  Eres un gran ejemplo de lucha y superación en todos los sentidos.

¡Gracias Selina!

Share Button