Estrecho de Gibraltar

CONSEGUIR UN RETO SIN LLEGAR A LA META

11357017_915130878558264_7320505961346991559_o

El pasado lunes 1 de junio fue el día en el que realizamos el último reto, nos tiramos al agua con la apuesta de nadar el Estrecho de Gibraltar ida y vuelta. El objetivo, recaudar fondos para la leucemia infantil, concienciar a la gente de la importancia de la investigación y recaudar dinero para ayudar a financiar una beca de investigación, CONSEGUIDO.

El camino ha sido largo y duro, no podemos decir otra cosa.  Pero ha merecido todas las penas.   La meta, hacer un doble cruce no ha sido posible, el mar no nos ha dejado, no nos ha dado permiso.  Nos hubiera gustado pero no ha sido posible, como muchas cosas a veces en la vida.

Hemos logrado llegar los tres, cruzar el estrecho de Gibraltar, llegar a Marruecos, salvar obstáculos, y vencer grandes  dificultades.  Pero una  vez allí, no nos ha dejado volver a nado.  Estamos satisfechos por lo realizado, deportivamente somos conscientes que realizar el cruce es increíble, y realizarlo de vuelta fue simplemente imposible.   Un poco pronto para hacer balance mas allá. Si sabemos algo, ¡se gui re mos!.

GRACIAS A TODOS!!!

Share Button

EL «ESPIRITU DEL LUGAR» DEL ESTRECHO

El lugar del Estrecho de Gibraltar es magnífico.  Tiene la admiración de todos los que pasan por allí. El romanticismo de lo que significa en tantos sentidos lo hace todavía más especial,  unión y barrera entre dos culturas, dos continentes, dos religiones, dos mundos, dos mares… .   Es apasionante!

Estrecho-de-Gibraltar

La flora y la fauna que tiene lo hace todavía más grande.  Lugar de paso de aves que emigran,   se encuentran ballenas, atunes, tortugas, delfines, tiburones…   Bajo sus aguas se rompen dos placas tectónicas por lo que la profundidad en el Estrecho llega a ser de 1.400 metros.  Y sus corrientes son únicas, la atlántica, entrante y superficial (más caliente y de menor densidad) y la mediterránea saliente, más profunda, fría y densa.  Es un continuo intercambio de aguas entre las cálidas y menos salinas del Atlántico que entran en el Mediterráneo y las frías y salinas que van por la profundidad.   El relieve que tiene ambos lados canaliza los vientos, que son muy fuertes.

En la mitología griega, pensaban que el Peñón de Gibraltar (Calpe) y el monte del Jebel Musa (Mons Abila) …. eran los restos de las columnas de Hércules.   El límite del mundo conocido durante mucho tiempo, y el punto a partir del cual convenía no adentrarse,  el «non plus ultra»  «no más allá».  Para los Españoles a partir de Carlos I y trás varias décadas desafiando al mar para llegar a las Américas, el «plus ultra» (que sigue en nuestro escudo).

Todos los lugares tienen su «espíritu» todos tienen su «Genius loci», que es la atmósfera que se respira, el sentido de un sitio, su alma. Quizás pueda parecer irrelevante, pero no lo es.  Paisajistas y arquitectos lo tienen muy presente a la hora de intervenir en un lugar.

El espíritu del Estrecho, es sublime,  se respira mucho.  Realizar el doble cruce está cargado de significados.  Estará presente lo que se ve, y lo que no se ve, y eso lo hace muy grande y apasionante.

 

Share Button